Ferrer-Bonsoms Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends


Ayer el artista británico Banksy hizo su particular homenaje al Brexit pintando en un enorme mural la bandera de la Unión Europea y a un obrero picando sobre una de las estrellas, en una alegoría de la salida de Gran Bretaña de la UE.

   
  Brexit  El artista representó la salida de Reino Unido de la UE como un obrero quitando una estrella de la bandera del bloque. (Foto: Reuters)    

Hubo un momento en la Europa de los 12 en que cada Estado Miembro se “apropió” de una de las estrellas, pero nunca las estrellas representaron a los Estados miembros, a diferencia de la bandera americana. Las Comunidades Europeas adoptaron en 1986 como símbolo de la hoy Unión Europea la ya existente bandera del Consejo de Europa. Por ello, la estrella nunca fue británica y la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea no arranca ningún símbolo esencial de nuestro acervo.

Hoy, Día de Europa, más que nunca, la UE tiene necesidad de una fuerte simbología. La crisis económica ha agudizado una crisis europeísta, un aumento del proteccionismo y una vuelta a los valores nacionales como un modo de vivir la antiglobalización. La Europa del bienestar, del crecimiento ha dado paso a una Europa de incertidumbre y el culmen de esta situación ha sido el Brexit.

Hace unos días, Francia salvaba los muebles de lo que podría haber sido un empoderamiento del sentimiento antieuropeista.  En un alarde lleno de simbología, el nuevo presidente francés se presentaba ante toda Francia y toda Europa al son del Himno de la Unión Europea, el Himno de la Alegría. Todo un simbolismo en una Plaza de la Concorde repleta de banderas francesas. Una vez más “la Grandeur de la France” era capaz de lanzar un mensaje sencillo y directo a la unidad europea.

La gran crisis de los valores europeístas no es más que un reflejo de la decadencia de los políticos que nos gobiernan en todos los Estados miembros. La ausencia de estadistas, de líderes que, como a finales de los ochenta supieron estrechar los lazos y pasar de una Europa dividida a una Europa de encuentro. Macron comienza su presidencia con la incertidumbre de saber si su proyecto tendrá éxito en las legislativas de junio. Un aire fresco se ha colado en las estructuras de uno de los países fundadores de la Unión, el presidente más joven de la República Francesa.

Veremos si este nuevo liderazgo impulsa una renovación en los políticos y en las políticas de los Estados miembros y se traslada en una necesitada revisión de la Unión Europea. Sin olvidar nunca que el mensaje que pronunció Shuman hoy, hace 67 años, no tenía otro fundamento que garantizar la paz en el continente y, de esta forma, sigamos viviendo el período de paz más largo de nuestra historia.  




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad