Centro de Estudios garrigues formacion Abogados juridico legal

LawAndTrends



El día de mañana elegirás en qué vivir, dependiendo de su política de Internet‟ y ni te imaginas el por qué:

Antes de nada, al lector le interesará saber, que hasta yo «que casi a diario leo contenidos de protección de datos en internet, propiedad intelectual en internet y TIC‟s, y pienso que estoy curado de espanto», me sigo sorprendiendo de lo que hay por aprender y como que la “sociedad” nos esconde (y qué bien lo hace) cosas de vital importancia que suceden enfrente de nosotros. A continuación comento asuntos relacionados con el TTIP (Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones).

"El TTIP no es solo un tratado relativo al comercio, es un supertratado donde hay capítulos en los que se pone en tela de juicio la protección de datos personales, la vigilancia de los ciudadanos, se está discutiendo sobre temas relacionados con el cifrado de información para asegurar la privacidad en las comunicaciones e incluso un capítulo sobre derechos de propiedad intelectual", recuerda Maryant Fernández.

El día de mañana preferiría vivir en un País que protege mi vida “digital” y de internet, antes que en Nueva York, Los Ángeles, o cualquier Estado de los EE.UU. En este tipo de temas, bendita Unión Europea! Y es que aunque para muchos pasa desapercibido, una de las batallas más importantes de los últimos años es el Debate entre la Unión Europea y EE.UU por el CONTROL DE INTERNET, sí, el “control”, el gobierno de todo lo que sucede en internet, la comercialización del Poder que otorga el control y saber manejar los Datos, que aunque no lo sepan los ciudadanos, no basta con el riesgo que corren nuestros datos personales y archivos que movemos en correos, nubes y webs, sino que países como Estados Unidos con su gobierno usan la excusa de la “seguridad nacional” para espiar todas las comunicaciones (telefónicas y digitales en internet), control exhaustivo de telecomunicaciones que hace el órgano de la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones), que funciona similar a las eléctricas o proveedores de agua.

Y es que en todos los países existen políticas de gobierno hacia internet 

El lector pensará ¿cómo puede ser esto posible? Pues fácil, Internet está proveído cuál red de telefonía, por los servicios de proveedores que moderan el flujo del tráfico de datos a través de prácticas como la limitación del ancho de banda o por acuerdos entre proveedores y plataformas online para la puesta en marcha de: priorización por pago (el que paga más tiene más megas de velocidad en la navegación); la discriminación de precio y esquemas de Zero-rating o Datos de Tráfico Gratuito («toll-free data» en inglés si tienes mayor curiosidad). Todas ellas son “nuevas” Formas de Restricción que limitan el acceso de los usuarios a ciertos servicios o aplicaciones (el ejemplo más claro es China, con un gobierno que controla el acceso a internet, que para quién no lo sepa, no permite el acceso a Facebook o Youtube entre otros, porque esas plataformas dificultan al gobierno controlar el contenido que circula).

A día de hoy un objetivo de prioridad para nuestra querida Unión Europea es la Regulación del Mercado Único de las Telecomunicaciones, un acuerdo que implica que «los operadores tendrán que tratar en igualdad de condiciones todo el tráfico, aunque podrán aplicar „medidas de gestión‟ de forma „razonable‟ y que el bloqueo de contenidos sólo se permitirá en circunstancias limitadas, como por ejemplo con el fin de evitar ciberataques o la congestión del tráfico.» (Parece de película todo esto, pero si te interesara conocer la magnitud del Asunto, tienes a don Google a tu disposición).

REPITO, ELEGIRÁS EL PAÍS DÓNDE VIVIR (SI PUEDES PERMITÍRTELO) SEGÚN LOS LÍMITES A LA VIGILANCIA, TE LO ASEGURO… y sino, tiempo al tiempo, que cuando la Inteligencia Artificial conviva con nosotros en la sociedad, "rondará la duda‟.

Aplaudo, y no es para menos, la rotunda seriedad con la que el Parlamento Europeo se toma la "vigilancia de internet‟ y cómo prohibió no hace mucho que las empresas de telecomunicaciones (Nube, buscadores, mensajería…) pudieran controlar y almacenar los datos de ciudadanos europeos, ya que no cumplen los mínimos para garantizar la privacidad y protección de nuestros derechos como ciudadanos europeos. Esto está costando mucho, ya que pone en peligro las relaciones diplomáticas con EE.UU.

"En España y la UE el nivel de garantía de derechos fundamentales del ciudadano, entre los que está el derecho a la intimidad, son más fuertes que en EE.UU, donde sus leyes antiterrorismo han conseguido claudicar libertades fundamentales como la de expresión o intimidad" señala el abogado Samuel Parra.

Desde entonces «y como bien te diste cuenta» a través de las actualizaciones de Facebook o Whatsapp, se ha limitado el control de la agencia de espionaje estadounidense, la llamada NSA, y de ello avisó el Parlamento Europeo el 12 de marzo de 2014: «que si "las exhaustivas actividades de vigilancia masiva e intercepción de comunicaciones en instituciones europeas y representaciones diplomáticas no se abandonaban por completo" podría afectar a su decisión sobre el TTIP (Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones).» Y es que la NSA estaba autorizada a recopilar llamadas telefónicas, incluidos los números, hora, duración, etc. Y como sucede ahora, para esto tiene la obligación de solicitarlo a las compañías telefónicas caso por caso y con previa autorización judicial. «Intranquilidad la mía, que no me creo que EE.UU acepte esta decisión, y no continúe como siempre controlando sus intereses en la sombra y a escondidas de los gobiernos.»

Conclusiones

Como español y ciudadano europeo adoro nuestra Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea‟, que dicho rápido, es nuestra gran Constitución (carta magna) a nivel de la UE. En cuanto a Protección de Datos la Unión Europea no reconoce como “adecuados” los niveles de protección de EE.UU, pero sí establece por acuerdo bilateral el “Puerto Seguro”, que permite trabajar en Europa a aquellas empresas que individualmente demuestren cumplir los mínimos exigidos para la protección de datos, y si no, que se vean obligadas a cifrar sus comunicaciones «como ya están haciendo empresas como Whatsapp». La UE es la roca más dura para empresas como Google, Apple o Facebook entre otras, con sus sentencias condena sin titubeo las actuaciones abusivas de Competencia Desleal y Exceso de dominio en perjuicio de empresas y ciudadano europeos.

La UE ya tumbó en 2012 la ratificación del acuerdo internacional antipiratería ACTA (Acuerdo Comercial de Lucha contra la Falsificación: acuerdo internacional que persigue crear un nuevo orden global de estándares sobre propiedad intelectual, impulsado por Estados Unidos y en cuyas negociaciones participó la UE junto a otra decena de países), y por lo tanto, la UE rechaza la imposición de tarifas copyright como la (abusiva) "Tasa Google‟.

Y finalmente, Europa condena la "vigilancia masiva de comunicaciones‟, y ni por asomo se permitirán sucesos como el escándalo de la NSA destapado en EE.UU en 2013 sobre prácticas de vigilancia masiva, almacenamiento de datos personales, espionaje de comunicaciones entre ciudadanos y Gobiernos… que aunque con la excusa del horroroso atentado 11-S, no permitían el anonimato en internet y comunicaciones, y controlan las relaciones entre empresas y gobiernos, así como todos los datos personales que estos mueven.

Por ello, y ahora seguro el lector estará de mi parte, en la Revolución Digital y de la era de la inteligencia artificial «que ha empezado ya, y que en menos de 5 años seguro nos habrá explotado en la cara», es preferible vivir en un país donde la política de protección de datos y control de las comunicaciones esté en favor del ciudadano (menos cuando haya indicios de delito), y que los 365 días de nuestra vida, las incontables conversaciones y emociones que vivimos navegando y hablando con nuestros contactos, no sean un archivo más que se almacene en un servidor. «Que no nos roben la intimidad para robar y comercializas el control de nuestra vida.»

Como decía un joven padre conocido mío, “A nadie le importa si la mitad de reproducciones de Youtube que hago desde mi móvil las hago yo o las realiza mi hijo de 4 años, ni a la misma PepaPig. Ni cuántas veces digo por whatsapp ‘te quiero’ a mi mujer.”

Enlaces de interés:
‘Qué derechos digitales están en juego con el TTIP” (http://www.eldiario.es/turing/derechos-digitales-juego-TTIP_0_404910219.html)
“7 preguntas sobre el TTIP cuya respuesta deberías conocer” (http://www.eldiario.es/agendapublica/proyecto-europeo/preguntas-Tratado-Transatlantico-TTiP-respuesta_0_315669128.html)




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad