Navas & Cusi Galicia Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



Se trata de una de las “leyendas urbano-jurídicas” más extendidas. “Al salir de la cárcel se tiene derecho a paro”. Esta frase hace, en la mayoría de los casos, referencia al subsidio de liberados de prisión, una prestación a la que tienen derecho los excarcelados cuando no pueden acceder a la prestación por desempleo y se ha estado en prisión, al menos, 181 días. También se tiene derecho a paro al salir de la cárcel si el liberado de prisión cuenta con más de 360 días cotizados en los últimos 6 años, ya sea por cotizaciones de trabajos dentro o fuera de prisión o bien si antes de entrar en prisión se estaba cobrando el desempleo y este se suspendió al privarse la libertad del condenado.

 

Si durante el tiempo en un centro penitenciario se ha obtenido un trabajo, el Estado cotiza por esa persona.

El tipo de actividad por el que se cotiza es el 84.2: “actividades en prisión”.

Como hemos señalado, el más conocido es el subsidio de liberados de prisión. A continuación os detallamos requisitos, duración y cuantía de esta prestación. También explicamos qué ocurre en caso de tener que entrar en prisión estando en ese momento trabajando. ¿Estaríamos ante una extinción de la relación laboral?

Requisitos para acceder al subsidio de liberados de prisión

Esto es lo que comúnmente se conoce como derecho a paro al salir de la cárcel. A continuación os resumimos los requisitos que estipula el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para acceder al subsidio de liberados de prisión:

  • Haber sido liberado de prisión, siempre que la privación de libertad haya sido por un tiempo superior a seis meses.
  • Estar desempleado e inscribirse como demandante de empleo. El plazo de inscripción es un mes desde que se produjo la excarcelación y permanecer un mes inscrito como demandante de empleo.
  • Debes suscribir el compromiso de actividad durante todo el periodo que dure el subsidio.
  • Para poder acceder al subsidio de liberados de prisión no debes tener derecho a una prestación contributiva de desempleo.
  • Otro requisito para ser beneficiario de este subsidio es carecer de rentas superiores al 75% del SMI.
  • Si tuvieras derecho al subsidio por desempleo para trabajadores mayores de 55 años, es éste el que percibirías.
  • Por último, no tendrás derecho a este subsidio si hubieras rechazado alguna oferta de colocación adecuada o te hubieras negado a participar en alguna actividad de formación o promoción, salvo causa justificada.

Duración e importe del subsidio de liberados de prisión

Podrás cobrar este subsidio durante 6 meses, prorrogables por otros dos períodos de igual duración. Es decir, la duración del subsidio de liberados de prisión se puede percibir durante un máximo de 18 meses.

En cuanto a lo que cobrarás, el SEPE señala que la cuantía mensual por el subsidio de liberados de prisión es del 80 % del IPREM (indicador público de renta de efectos públicos).

¿Es procedente un despido por entrar en la cárcel?

Puede darse el caso que tengas que entrar en prisión estando trabajando. Ante esta situación cabe preguntarse ¿me pueden despedir por entrar en prisión? ¿Es un despido procedente o improcedente?

Hay que tener en cuenta es si la entrada en prisión es en calidad de provisional o por sentencia firme:

Prisión provisional

En cuanto a la prisión provisional, tu contrato de trabajo quedaría suspendido, como así lo recoge el artículo 45 del Real Decreto Legislativo 2/2015. En caso de suspensión del contrato, la empresa te liquidará todas las cantidades que te adeude hasta el momento (salario por los días trabajados del mes en el que se ingresa en prisión provisional, parte proporcional de la paga extra devengada hasta ese momento, días de vacaciones devengados y no disfrutados, dietas etc).

Al encontrarte en prisión provisional no vas a poder acudir a tu puesto de trabajo, por ello debes comunicar a tu empresa tu situación a la mayor brevedad posible, pues de lo contrario la empresa podría despedirte disciplinariamente por faltas de asistencia al trabajo continuadas o incluso considerarlo como una baja voluntaria.  La suspensión del contrato de trabajo supone que el trabajador no tenga que prestar servicios profesionales y la empresa no tenga que cotizar por el trabajador ni pagar su salario.

Sentencia firme

Si entrases en prisión por sentencia firme, la situación se vuelve más complicada. Lo primero que habrá que comprobar es si el convenio colectivo de aplicación regula esta situación, pues el Estatuto de los Trabajadores sólo contempla la suspensión del contrato de trabajo en el caso de prisión provisional y nada dice respecto a la prisión con sentencia firme. Si el convenio colectivo regula esta situación habrá que estar a lo que el mismo señale. Si el convenio colectivo no contempla esta situación, solo cabe acudir a lo que indica la jurisprudencia del Supremo.

Las sentencias del Tribunal Supremo sobre despidos por entrar en prisión

Las sentencias más destacadas del Tribunal Supremo respecto al asunto que nos ocupa son las siguientes. STS de 28 de febrero de 1990,  STS de 9 de marzo de 1999, Recurso 1501/93 y STS de 14 de febrero de 2013 (Recurso 979/2012 ).

En virtud de estas sentencias, cabe decir que desde el momento en que la condena a privación de libertad adquiere firmeza, la ausencia al trabajo deja de tener la cobertura de la situación suspensiva para configurarse como un incumplimiento de contrato sancionable por el empresario en virtud del artículo 54.2.a) del Estatuto de los Trabajadores. Por ello, las ausencias al trabajo por causa de prisión definitiva no pueden entenderse amparadas por el artículo 45.1 g) del Estatuto de los Trabajadores, estando el empresario facultado para proceder al despido del trabajador por incurrir el mismo en un incumplimiento del contrato ex artículo 54.2 a) del Estatuto de los Trabajadores, es decir faltas reiteradas e injustificadas al puesto de trabajo.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad