Navas & Cusi Galicia Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends


Seguro que en tu práctica diaria ves cada vez más contratos redactados en inglés. Es muy posible que a tu despacho lleguen a menudo estos documentos, porque tus clientes necesitan que les asesores en sus operaciones internacionales. Y ya sabes que en Derecho, cada palabra cuenta. La mala interpretación de una cláusula puede tener graves consecuencias.

Lo cierto es que la práctica del Derecho se ha vuelto cada vez más compleja y más global. El inglés domina la esfera de los negocios y las finanzas. El conocimiento de la lengua inglesa ha mejorado mucho entre los letrados de habla hispana. A la fuerza ahorcan, que suele decirse en España. Pero siguen encontrándose cláusulas y expresiones oscuras que no resultan nada fáciles de entender, por mucho que dominen la lengua de Shakespeare.

Nosotros llevamos más de quince años traduciendo contratos del inglés al español, por eso conocemos bien los problemas y las trampas que encierran este tipo de documentos. No basta con saber inglés, necesitas dominar los tecnicismos del Legal English y saber identificar las redundancias y falsos amigos que a menudo aparecen en los contratos anglosajones.

En este artículo queremos darte algunas pistas para que puedas asesorar adecuadamente a tus clientes cuando te traigan contratos redactados en inglés.

1. Mucho ojo con los tecnicismos

Una de las principales dificultades que presenta el inglés jurídico es el empleo de tecnicismos. Los juristas anglosajones, como los de cualquier país y profesión, están acostumbrados a manejar una serie de conceptos que tienen una especial trascendencia dentro de dicho lenguaje y que se denominan tecnicismos.

Se trata de términos con un significado especial que resulta desconocido para quienes no están familiarizados con dicho campo de actividad profesional. Los tecnicismos actúan como frases cortas o «atajos» que los hablantes de dicho lenguaje utilizan para incluir conceptos de uso corriente entre ellos (Termination, Representations and Warranties, Indemnify, etc.). Su especial significado y sus implicaciones jurídicas hacen que deban emplearse dentro del contexto adecuado y de la forma correcta.

2. Pregunta por el país de procedencia del documento

Saber dónde se redactó el contrato resulta muy útil para poder interpretarlo. Existen más diferencias de las que parece entre el inglés jurídico hablado en Inglaterra y los Estados Unidos.

Algunas son solo de tipo lingüístico, como el caso de palabras que significan lo mismo pero se escriben de forma distinta en cada país: labor/labour; offense/offence; defense/defence.

Pero también hay diferencias conceptuales. Estas últimas son las más problemáticas, pues el significado que en uno u otro país puede tener un término varía en función de muchos factores, como la costumbre, la legislación o la jurisprudencia de los tribunales. Por ejemplo, la expresión best endeavours —de uso generalizado en el Reino Unido— se emplea para indicar que las partes harán todo lo que esté en su mano para obtener un determinado resultado. Sin embargo, en los Estados Unidos se sustituye por la expresión best efforts y las implicaciones no son siempre las mismas.

3. No te dejes abrumar por fórmulas redundantes

Los dobletes y los tripletes son fórmulas de expresión características del inglés jurídico que sirven para remarcar ese carácter solemne y arcaico de este lenguaje. Están formados por dos palabras (dobletes) o tres (tripletes) que se repiten tradicionalmente en el mismo orden para reforzar una determinada idea.

No te dejes abrumar por ellos. En la mayoría de los casos los términos que los componen no tienen distinto significado. Simplemente, forman un conjunto redundante. Aunque hay excepciones, como en el caso de terms and conditions.

-----oOo-----

Si quieres saber más sobre el inglés de los contratos

Te sugerimos que le eches un vistazo a este nuevo curso en línea. En 6 semanas, y desde tu casa o despacho, podrás aprender todo lo que siempre has querido saber sobre los contratos anglosajones.

Pero no te duermas, la matrícula solo estará abierta hasta el viernes 3 de febrero.

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad