Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jurŪdicos

LawAndTrends


Olga Hidalgo vuelve a darnos unas recomendaciones prácticas sobre cómo realizar un interrogatorio. Si te perdiste sus anteriores post te dejamos los enlaces para que puedas disfrutarlos. 

1. A los juicios solo entran los VIPs:

nuestro cliente y aquella persona que consideramos que le proporciona tranquilidad. Si entran más, pueden empezar a gesticular y a comentar entre ellos, el juez lo percibe y no se concentra igual en el interrogatorio.

2. Si el cliente ha respondido bien (= lo que queríamos) no preguntes más porque puede equivocarse.

3. Las modalidades más habituales de interrogatorio son

- la de relato (preguntas abiertas que dan lugar a respuestas desarrolladas) y

- la responsiva o de interrogatorio en sentido estricto (preguntas que se pueden contestar con sí-no). 

Si utilizas la responsiva con un testigo mendaz (del contrario), se relajará al ver que solo tiene que responder sí-no y poco más; pero si de repente le haces una pregunta de relato, se perderá y se evidenciará la falsedad de su testimonio

4. Métodos que se pueden emplear:

a) El centrípeto. Se empieza con preguntas circunstanciales que, aun siendo de interés para el asunto de que se trata, no son las esenciales por las que ha sido llamado a declarar. Van dando respuesta de manera progresiva a la cuestión clave, se va dirigiendo el interrogatorio hacia el centro de la idea que se quiere.

b) El centrífugo. Primero preguntas sobre el meollo de la cuestión y después, por otras cuestiones que lo complementan o que simplemente tienen relación con el hecho. 

Estos dos métodos se deben utilizar de acuerdo con las características del testigo que se interroga. 

5. El micrófono es importantísimo. 

Colocarlo de modo que miremos de manera frontal a aquel que estamos interrogando (y volver a colocarlo en dirección al juez cuando le tengamos que hablar). La finalidad es no hablar de lado porque queda un tanto ridículo. 

6. Si quieres mostrar interés,

mira a los ojos del interrogado (no directamente a los ojos sino al entrecejo si lo que queremos es tranquilizar). Si no miras, el juez va a pensar que no te interesa.

7. Cuando preguntas tienes que dejar responder aunque te fastidie la respuesta.

Otra cosa es que se vaya por las ramas. Para interrumpir utiliza una fórmula amable ("perdone..."), sin manifestar violencia ni nerviosismo.

8. Preguntaremos sobre las debilidades del caso a nuestro cliente (asesorándole en las respuestas).

Las preguntamos para que nuestro cliente las explique de manera favorable a sus intereses.

9. Evita las muletillas.

10. No hagas nunca una pregunta si no sabes la respuesta. 

No preguntas para conocer los hechos sino para ilustrarle al tribunal cómo ocurrieron en base a la teoría que defiendes. 

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad