Foro Legal & Empresarial sobre Compliance en Panam - eventos moncada

LawAndTrends



  • Tomarse una pausa en la carrera, no es tan terrible como suena. Te da la oportunidad de experimentar nuevas habilidades y siempre está la posibilidad de volver.

¿Eres la estrella de tu firma, participando con diligencia en los eventos del estudio, asesorando las nuevas contrataciones y trabajas duro en tu computadora? ¿O eres el asociado cansado de trabajar hasta tarde, de loa almuerzos rápidos y de los desayunos en Starbucks? Mientras que algunos abogados no cuestionan su trayectoria, otros, han encontrado que sí es posible irse, intentar algo más y luego, volver sin ser discriminado. Las firmas declaran que se están volviendo más abiertas y los que se van dicen que el anzuelo del Derecho puede ser fuerte. ¿Podría ser que un descanso en tu carrera es una buena idea?. Esto es lo que plantea una nota del diario británico The Guardian.

Crees que todo ha terminado

Para los idealistas con sueños sobre la justicia, el defender y beneficiar a la humanidad, la realidad de una carrera legal puede ser desalentadora. Joseph Birkett, de 31 años, trabajó para dos grandes empresas corporativas antes de dejar de trabajar para irse a una empresa de reclutamiento. “Odiaba mi vida”, dice. “La firma tenía una reputación de ser un lugar bastante despiadado e implacable, que en cierta medida era cierto. Luego, me especialicé en un área de nicho y aburrida del Derecho, sin pensar mucho en mis sueños”.

La combinación de la práctica de un área del Derecho en la que él estaba poco interesado, junto con un ritmo de trabajo brutal, fueron sus principales razones para salir. “Cuando dejé la firma, no tenía ningún deseo de volver a la profesión. Estaba bastante agotado de toda la experiencia “, dice.

Peter Craddock se encontraba en una situación similar. Trabajó como abogado corporativo en Bruselas durante seis años antes de decidir que estaba aburrido con lo que estaba haciendo. “Me pareció que la práctica del Derecho era interesante, pero no pude encontrar el área que me gustaba, así que empecé a buscar diferentes opciones”, dice.

Craddock tropezó con un trabajo en el sector de TI. Fue una ruptura de carrera completa para él. “Era mucho más una posición gerencial con horas de trabajo muy diferentes. Yo era una de las personas que trabajaba de nueve a ocho, mientras que de repente me vi con un horario de nueve a cinco y no tenía que leer ningún correo electrónico después de esas horas. Fue completamente un lujo”, dice.

Incluso puede que lo extrañes

Tener tiempo lejos de la profesión puede hacer que aprecies lo que tenías. “El reclutamiento varió mucho del Derecho; más relajado, menos estructurado, más divertido, pero en última instancia menos satisfactorio “, dice Birkett. “El trabajo esta muy orientado a las ventas, que no es mi fuerte.”

Dentro de un par de años, Birkett comenzó a repensar sus planes. “Una combinación de querer hacer algo más intelectual, estable y de largo plazo me hizo reevaluar las cosas en el reclutamiento. Nunca fue el plan, pero regresar a otra área del Derecho fue satisfactorio. También necesitaba empezar a ganar más dinero, porque mi novia tiene estándares exigentes”.

Craddock, también, comenzó a extrañar la práctica del Derecho. “Fue una sensación extraña. Me di cuenta de que parte del atractivo de esos seis años, había sido el desafío constante de tratar con nuevos clientes, manejar asuntos extremadamente urgentes y la presión era algo a lo que me había acostumbrado. Me desafiaba a adaptarme a una situación nueva casi cada hora y en esta nueva posición no tenía eso”.

Él dice que aunque la experiencia fue muy divertida, siempre había algo que faltaba. “Pensé que esto era: he terminado con la práctica legal. Pero seis meses después, me encontré de vuelta otra vez”.

Las empresas pueden comprender

Las empresas afirman que se están volviendo más abiertas de mente. Adam Hembury, director de innovación de DLA Piper, dice que hay generalmente más apertura en el sector legal a personas con experiencias más amplias. Sin embargo, admite que no siempre es fácil volver al sector. “Depende de cuánto tiempo hayan estado fuera, de lo que estamos buscando para contratar y de lo que han estado haciendo. Ellos tienen que tener características que se buscan en el rubro legal y la experiencia que se necesita”, dice.

Al reaplicar, Birkett deliberadamente eligió firmas de cierto tamaño y estatura, que apreciarían sus razones que lo llevaron a renunciar antes. “Tuve un par de entrevistas y la mayoría de la gente con la que hablé fue bastante comprensiva”, dice. “Ahora trabajo para una empresa de tamaño mediano en un área de práctica mucho más amplia. Sospecho que había varias preocupaciones dado que yo estuve en el ámbito del reclutamiento durante dos años, pero nadie lo mostró abiertamente”.

Sin arrepentimientos

Para aquellos que se encuentran de nuevo en su camino original, ¿la experiencia les ha devuelto? ¿Y tienen algún arrepentimiento? “Esta pregunta es demasiado estimulante para mí”, dice Birkett. “Siempre me hubiera gustado haber hecho algo más creativo, pero me temo que no tengo la sensatez de nada de eso. Me complace tener la perspectiva de otras firmas de abogados y de otras profesiones, porque ahora sé, lo que me conviene y lo que no”.

Craddock, que ahora trabaja para DLA Piper en Bruselas, está de acuerdo. “Fue bueno en términos de habilidades generales, de gestión de personas, y me vi obligado a adoptar un enfoque completamente nuevo para el trabajo en equipo”.

En última instancia, Birkett dice que no tiene remordimientos. “Estoy en un buen lugar ahora, trabajando para un equipo decente, con colegas con los que me llevo bien. Así que, en realidad, no puedo quejarme”.

* Este es un extracto de la nota titulada “I’m tired of law, but is a career break right for me?”, publicada en Theguardian.com. Lee el artículo completo en inglés aquí.

Reproducción autorizada por Idealis Lex ReportsVer artículo original

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad