ILP Abogados Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends



IMAGEN DE LA ULTIMA REUNION DE ELTA

Entrevistamos hoy a María Jesús González-Espejo, socia de Emprendelaw, consultora experta en marketing jurídico y LegalTech y fundadora del Instituto de Innovación Legal, quien recientemente se ha incorporado como vocal a la Junta directiva de ELTA, la Asociación Europea de LegalTech

  • ¿Puede hablarnos de ELTA y de su actividad?

ELTA es una asociación de reciente creación, tiene algo más de un año de vida. Como asociación promovemos el desarrollo, el intercambio de conocimientos y la aplicación de soluciones TIC dirigidas al sector legal. La asociación tiene entre sus objetivos en primer lugar, representar los intereses de sus miembros. En segundo, fomentar el debate sobre todas las cuestiones que afectan al desarrollo de la LegalTech; y finalmente, fortalecer la posición de la tecnología legal en el mercado legal europeo. Para ello, fomentamos el acercamiento entre juristas y tecnólogos; la I+D y la información.

Además, organizamos actividades de formación y eventos. También actuamos como lobby, pues en este campo mucho está aún sin regular. Actualmente entre nuestros socios hay algunas de las más importantes firmas de abogados de Europa; abogados internos de empresa; proveedores de tecnología jurídica; organizaciones que promueven la LegaTech como incubadoras, aceleradoras, etc. ELTA es además, una excelente red para fomentar el intercambio entre los profesionales europeos de la LegalTech.

  • ¿Qué significa para usted formar parte de la Junta directiva de ELTA?

Para mi supone la oportunidad de participar en el foro más importante que hay en Europa dedicado al desarrollo de la LegalTech. En consecuencia, la oportunidad de conocer a los mejores especialistas de este campo, de trabajar con ellos, de compartir experiencias y conocimientos, a fortalecer mi red de contactos. Por supuesto, significa además, participar en cierta medida de la construcción de la categoría LegalTech (muchos conceptos se están aún definiendo, pues se trata de un sector económico incipiente pero con muchísimo potencial de crear empleo y riqueza) y de colaborar en la creación del marco jurídico adecuado para su desarrollo. 

  • ¿Podría darme tres razones por las que un despacho de abogados o un profesional del sector legal español como un abogado, procurador, notario o juez español deberían asociarse a ELTA?

Creo que las tres principales razones por las que es interesante asociarse son que les permitirá comprender el verdadero impacto de la tecnología en su campo de actividad. Además, de estar al día en el desarrollo de la tecnología especializada en su sector y ampliar su red de contactos expertos especializados en tecnología y trabajar con ellos y aprender de sus experiencias.

  • Usted creó en 2016 junto a Laura Fauqueur el Instituto de Innovación Legal, ¿qué es el IIL y para qué lo crearon?, ¿han hecho algo en su instituto para favorecer la LegalTech?  

El IIL es una organización, privada, cuyo objetivo es apoyar a los innovadores legales y promover y desarrollar más y mejor legaltech. Sus fundadoras tenemos clara la necesidad de transformar el sector legal. Los profesionales legales de todo tipo necesitamos aprovechar las ventajas que la tecnología puede ofrecernos y entender cómo introducir la innovación en nuestras organizaciones.

Hace ya más de dos años pusimos en marcha el programa JustiApps - #HackTheJustice, con el apoyo del Ministerio de Justicia, el Ayuntamiento de Madrid y varias empresas y organizaciones líderes de este país. Lo hicimos porque teníamos claro que era necesario desarrollar más y mejor tecnología para el sector. Ahora está en marcha la segunda edición y en este momento es posible participar en el concurso de ideas. Las ideas ganadoras serán desarrolladas en el Hackathon que celebraremos en noviembre. A través de este programa y de todas nuestras actividades, favorecemos sin duda cada día el desarrollo de más y mejor LegalTech.

Si me lo permites, aprovecho para invitar a todos los juristas a proponer sus ideas y a apuntarse al Hackathon. Es una experiencia muy, muy enriquecedora. 

  • ¿Podría hacer un breve balance de los logros del IIL en su primer año de vida?

El Instituto ha dado muchos pasos durante estos meses (hemos celebrado varios encuentros y talleres centrados en el impacto de la tecnología e internet en el sector legal;  hemos publicado varios ebooks y múltiples artículos sobre LegalTech, RRSS y su utilización por los juristas; tenemos un programa dirigido a fomentar el emprendimiento de base tecnológica legal al que llamamos JustiApps - #HackTheJustice; hemos lanzado un programa de formación de Community Managers expertos en el sector legal; y hemos tejido una sólida red de contactos con instituciones privadas y públicas que como nosotros tienen entre sus principales objetivos el fomento de la cultura innovadora en las organizaciones y empresas del sector legal y el desarrollo de más y mejor tecnología para este sector). Nuestros esfuerzos han sido reconocidos por organizaciones como Eventos Jurídicos (otorgando a nuestro Encuentro CMLEGAL la categoría de uno de  los 3 mejores eventos del año 2016 y al IIL la de mejor entidad organizadora de eventos) y por la Asociación Nacional de Abogados TIC (ENATIC), al nominarnos como una de las instituciones que más han hecho por la innovación jurídica en 2016.

  • ¿Cómo describiría el estado de la LegalTech en España?

En una fase incipiente. Desde el punto de vista académico estamos aún desarrollando la categoría, conceptualizando, aprendiendo a clasificar. EEUU nos saca ventaja, pues algunas universidades e investigadores de ese país comenzaron hace más tiempo a trabajar en este campo. Aquí queda mucho por hacer y por tanto, hay un campo lleno de oportunidades que seguro sabrán aprovechar los juristas más curiosos y abiertos al cambio. 

  • Qué recomendaría a los despachos de abogados para no quedarse atrás en el campo de la innovación y la LegalTech?

La LegalTech en España está atravesando un intenso y emocionante proceso de adopción. Cada vez más despachos se suman a la aventura de descubrir qué puede ofrecerles la LegalTech para mejorar sus servicios y el funcionamiento de sus organizaciones. Las grandes firmas, tienen ya equipos dedicados a esa tarea, visitando ferias y congresos internacionales de LegalTech, dialogando con universidades y centros de investigación para desarrollar proyectos conjuntos; realizando actividades dirigidas a fomentar el intraemprendimiento y la innovación en sus organizaciones. Algunos  pequeños y medianos despachos están también activos en este campo y se

Nosotros creemos que la innovación abierta es una de las recetas mejores para los despachos. Los despachos deben desarrollar proyectos dirigidos a fomentarla apoyándose en empresas como el IIL o concibiéndolos ellos mismos.

  • ¿Qué rol está jugando España y su ciudad, Madrid, en el campo de los desarrollos LegalTech?

España tiene buenos ingenieros y en el campo legal ha sido siempre un país líder pues contamos con algunos de los mejores despachos de abogados del mundo y albergamos algunas de las instituciones más relevantes del mundo legal, como la Unión Iberoamericana de Colegios y Agrupaciones de Abogados o el Centro Iberoamericano de Arbitraje. Los países de habla hispana necesitan tecnología adaptada a sus propias necesidades, a sus jurisdicciones e idioma. España y más en concreto Madrid, puede y debe jugar el rol de laboratorio de la LegalTech de habla hispana. Estoy segura de que tenemos todos los ingredientes necesarios para liderar esa tarea, pero hacerlo implica que las instituciones públicas (Los ministerios de Justicia y el responsable de la agenda digital; el Ayuntamiento de Madrid; todos los colegios profesionales y Consejos de Colegios; etc.) asuman su rol de dinamizadores y mecenas y que los operadores privados identifiquen la oportunidad que ello supone de ganar en todos los sentidos. 

  • ¿Hay algo más que quieras añadir?

Ser pionero nunca ha sido fácil. Como ves, tenemos muchísimo trabajo por delante. El sector tiene que despertar y asumir el rol que le corresponde en la revolución tecnológica que estamos viviendo. Esta revolución se apoya en valores que a los juristas nos chirrían en alguna medida: colaboración, código y datos abiertos, velocidad y espontaneidad, versus individualismo, ego, secreto, precisión y reflexión. Sin embargo, el tren no se va a parar porque a nosotros no nos convenza su ruta, el rail está donde está y, o nos subimos o nos dejarán atrás. Por eso nosotros desde el Instituto de Innovación Legal animamos a todos los juristas, abogados, procuradores, notarios, registradores, jueces y magistrados, letrados de la administración de Justicia, etc. a que se sumen al reto de la #InnovacionLegal, se formen en materia de LegalTech y apoyen su desarrollo. 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad