PerŪtos hispania Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados

LawAndTrends


Es muy importante llevar un guión cada vez que vamos a hablar en público o cuando tenemos que actuar en sala. Sobre el guión vamos a hablar en el post de hoy.

¿Me quedaré en blanco? ¿Se me olvidará decir algo importante? Con tu guion te librarás de estos miedos. Es tu flotador: si lo llevas puesto no puedes hundirte. 

Puede que escribir tu discurso al máximo detalle te aporte tranquilidad; pero un orador pendiente constantemente de sus notas que no mira a su público, no capta su atención. Por si fuera poco, lo más probable es que en cuanto levante la mirada y vuelva a sus notas se pierda. Es fácil que nos perdamos si escribimos mucho en nuestro guion.

Hace un par de años asistí a un curso en el que uno de los conferenciantes, antes de empezar, dijo: "encended la luz que con esta penumbra no puedo leer". Y se tiró dos horas leyendo sus notas. Mi cara de estupefacción ya os la imagináis.

Guion esquemático

La mejor opción es elaborar un guion esquemático que nos permita encontrar lo que buscamos de un solo vistazo. Son muy manejables las cartulinas blancas de media cuartilla, escritas por una sola cara (eso sí, numéralas).

  • Destaca lo más importante en MAYÚSCULAS.
  • Utiliza colores. Yo utilizo subrayador azul para los títulos y capítulos, rosa para las subdivisiones de cada capítulo y verde para las subdivisiones que a su vez aparecen en las rotuladas con rosa (no subrayo el texto, ¡sólo los títulos!). Organiza las ideas.
  • Separa los párrafos con espacios.

No hay que memorizar el guion ni el discurso. De lo contrario, perderemos expresividad y nuestra exposición resultará artificial. No podemos mostrarnos naturales si estamos pendientes constantemente de nuestra memoria. Tenemos que haber interiorizado previamente el discurso y meternos en el papel.

Empezar fuerte

Es muy importante empezar fuerte para captar la atención del público y ganar confianza. Si empiezas flojo es difícil remontar. Para empezar con buen pie es conveniente que te aprendas muy bien las primeras frases de tu discurso (esto sí hay que sabérselo de memoria) y empezar con energía y entusiasmo. Puedes empezar con un gancho

  • Una pregunta: ¿qué es...? ¿os imagináis...?
  • Una noticia que llame la atención.
  • Tu tesis.
  • Un suceso o una pequeña historia.
  • Una cita. 

 




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad