Directorio es el servicio de Law&Trends para buscar abogados y profesionales jurdicos

LawAndTrends


Cada vez es más común tener una cuenta en Facebook, Twitter, Instagram u otras redes sociales. El uso de estas plataformas no para de crecer, y cada vez son más los usuarios que publican sus actividades diarias, sus costumbres o los lugares a los que van, para que sus seguidores lo vean y sean conscientes de ello en todo momento. 

La publicación de información, datos personales podrá variar según la elección de cada uno de los usuarios. De ella dependerá su seguridad y su privacidad, las cuales muy importantes en cada vez más aspectos de la vida de una persona y deben protegerse.

No obstante, existe una nueva moda en redes sociales que se extiende cada vez más entre sus usuarios y pone en peligro la seguridad de la persona, ya no solo en el ciberespacio, también en la “vida real”.

Instagram se está llenando de vídeos que suben los usuarios mientras conducen, apuntando el indicador de velocidad, la radio, la carretera o incluso a ellos mismos. Estas acciones ya han provocado graves accidentes y cuantiosas multas, y han sido objeto de noticia en numerosos medios de comunicación.

Como es deducible, esta moda puede poner en peligro ya no solo al que usa el móvil mientras conduce, sino al resto de conductores, ciclistas o peatones que se encuentren en la vía pública en los momentos en los que el usuario esté grabando, haciendo fotos o publicando en sus redes sociales.

Por estos motivos, ya es conocido por todos que el uso del teléfono móvil está prohibido por las normas de seguridad vial, por conllevar una serie de peligros para la vida de muchas personas. Así, estas actividades han sido foco de varias noticias a lo largo del tiempo por haber provocado muertes o graves accidentes de tráfico.

Si es peligroso grabarse mientras se conduce, hacerlo además a una velocidad muy por encima de la permitida por la ley lo es aún más. Hace algunos días, se anunció una detención por parte de la Policía Nacional a un joven que publicó un vídeo en Instagram mientras conducía a una velocidad superior a 200 km/h. El vídeo comenzó a expandirse entre los usuarios de esta plataforma hasta que llegó a manos de las autoridades, que investigaron el perfil y consiguieron averiguar la identidad de la persona y detenerle por un delito contra la seguridad del tráfico.

Ya que estas actividades suponen un grave peligro y se están expandiendo entre los usuarios de las redes sociales, es cada vez más necesario que las plataformas incluyan en sus normas la prohibición de estas conductas y la posibilidad de denunciarlas, con el posterior cierre de cuentas o eliminación de publicaciones, de la misma forma que ocurre en casos en los que, por ejemplo, se publican desnudos o violencia.

Es muy importante configurar la privacidad y vigilar la información y datos que se publican en las redes sociales, pero también es de suma importancia limitar su uso en ciertas situaciones de la vida cotidiana.

Sonia Saiz Jambrina,

Asesora jurídica del equipo de ciberderecho.com.




No hay comentarios.


Hacer un comentario

He leido y acepto los términos legales y la política de privacidad